SENAMHI - BOLIVIA
EL NIÑO EN BOLIVIA Hoy es: 21-11-2014
13:29:35

EL FENÓMENO EL NIÑO EN BOLIVIA EVENTO 2002 - 2003 Noviembre 2002 EL CICLO ESTACIONAL DEL CLIMA

El desplazamiento estacional a lo largo del año y en dirección norte sur de la energía solar en la banda de latitudes impone un ciclo anual a los climas locales y es la causa predominante de la variabilidad del sistema climático mundial. Pero la distribución de tierra y océano entre los hemisferios es un factor importante, que contribuye a los cambios estaciónales de características de los climas tropicales regionales. La superficie terrestre se calienta y enfría mas, durante el verano y el invierno, que la de los océanos circundantes. En consecuencia se establecen circulaciones de vientos estaciónales o monzones. El esfuerzo del rozamiento del viento es un factor importante para el establecimiento de circulaciones oceánicas de gran escala, ya que los océanos son los principales contribuyentes de energía latente (vapor de agua) y calor hacia la atmósfera. Las circulaciones generales de ambos sistemas transportan calor desde los trópicos hacia las regiones polares.

EL FENÓMENO EL NIÑO A NIVEL GLOBAL

En muchas partes del mundo y en las ultimas décadas la expresión "EL NIÑO" se ha convertido en sinónimo de crisis sociales, económicas, ambientales y desastres naturales. Pero una sola definición no puede englobar a todo lo que significa este evento meteorológico adverso, por lo tanto en los siguientes incisos tratamos de dar un marco teórico inicial a lo que significa desde el punto de vista científico este fenómeno.
Históricamente las actividades relacionadas con la pesca en las costas del Perú y Ecuador resultan afectadas con el aumento de la temperatura de la superficie del mar, lo que implica el alejamiento de los peces hacia aguas mas frías, esto sucede alrededor de las fiestas navideñas por lo que se le dio este singular nombre de EL NIÑO, relacionando con el nacimiento de Jesús. Gracias al avance de la tecnología los científicos han podido evidenciar este calentamiento inusual, que actualmente ha merecido la atención a nivel mundial. Sin embargo en la actualidad no existe un modelo que pueda predecir con exactitud su ocurrencia, ni sus manifestaciones en nuestro clima.

EL FENÓMENO EL NIÑO

Al patrón de calentamiento anormal de las aguas superficiales del océano Pacífico en su región ecuatorial y costas del Ecuador, Perú y Chile se llama El Niño. Cada episodio tiene características típicas, pero cada uno es único en lo que respecta al inicio, ritmo de evolución, intensidad y fin. El calentamiento local es una manifestación de los cambios que ocurre en las capas superiores del océano y está vinculado a procesos que se producen en el Océano Pacífico ecuatorial. El Niño afecta a otros lugares además del litoral Pacífico de Sudamérica. Esta sección se centra en las capas superficiales oceánicas del Océano Pacífico ecuatorial y describe las razones por las que el prolongado calentamiento anormal observado en las aguas cercanas a la costa de Sudamérica es tan solo una parte de un conjunto de procesos oceánicos de mayor amplitud geográfica.

LA TEMPERATURA SUPERFICIAL DEL MAR (TSM)

Una característica de El Niño es la instauración y persistencia de anomalías positivas de la Temperatura Superficial del Mar (TSM) durante varios meses en las regiones central y oriental del Océano Pacífico.
La Temperatura Superficial de Mar (TSM), varia dentro de rangos aceptables pero los criterios exigen que la media de cinco meses de las anomalías de temperatura rebasen el valor de 0.4 grados centígrados para declarar un Niño.
El máximo de la temperatura superficial del mar (TSM) se alcanza normalmente a finales del verano en el hemisferio sur y va seguido de un fuerte enfriamiento durante el otoño y los primeros meses del invierno.

EL ÍNDICE DE OSCILACIÓN DEL SUR (IOS)

El Índice de Oscilación del Sur (IOS), es la diferencia de presión atmosférica superficial entre Tahití (Polinesia Francesa) y Darwin (Australia), cuando este valor es negativo indica una inversión de los sistemas de presión en el Océano Pacífico, lo que indica la presencia de El Niño.
La Oscilación del Sur esta evidenciada en los trabajos de Walker sobre el Monzón Indico en la década del 20, en ellos encuentra Walker que cuando la presión es alta en el océano Pacifico central, la misma tiende a ser baja entre el océano Indico y Australia; estas condiciones están asociadas con lluvias cuya intensidad varia en sentido contrario a la presión (ver figura 1). La alternativa entre las anomalías de presión positivas y negativas, entre dichas regiones oceánicas, constituye la esencia de este fenómeno.

ENOS (EL NIÑO-OSCILACIÓN DEL SUR)

Existe una sinergia de comportamiento entre el océano y la atmósfera a través del océano Pacifico ecuatorial, que se manifiesta particularmente en la fuerte coherencia entre los episodios El Niño y las fases negativas del IOS.
Este es el origen del termino colectivo El Niño Oscilación del Sur o ENOS. El Niño es el componente oceánico y la Oscilación del Sur el atmosférico. La fase cálida del ENOS coincide con El Niño (calentamiento oceánico) y el IOS negativo; la fase fría del ENOS, coincide con La Niña (enfriamiento oceánico) y un IOS positivo.
Las características normales del océano y la atmósfera y las que se dan durante un episodio El Niño se muestran esquemáticamente en la figura 1.7 El derrame hacia el Este del agua cálida y la localización de la termoclina a mayor profundidad en el Este son características significativas de las capas superficiales oceánicas durante un Niño. En la atmósfera, la característica mas llamativa es la ocurrencia de convección atmosférica mas al este de lo normal.

EL FENÓMENO DE EL NIÑO EVENTO 2002 - 2003

Desde principios de año los modelos numéricos acoplados, estadísticos y multivariable ya mencionaban la probabilidad de un calentamiento de las aguas superficiales del Océano Pacifico en su parte ecuatorial que se manifestaría como un evento Niño de intensidad débil. En el mes de agosto ya se tenia la certeza de la presencia de este fenómeno con temperaturas por encima de +1 ºC y actualmente este fenómeno se encuentra en plena evolución.
Según el último informe la evolución continua hacia un episodio de categoría moderada, los indicadores oceánicos indican que los valores de temperatura son mayores a +1ºC a lo largo del Pacífico ecuatorial y la costa de Sudamérica, excediendo anomalías positivas que llegaron a los +2ºC entre los 175 º W y 140 º W (ver figura 2).

Los indicadores atmosféricos también indican la presencia de este fenómeno con valores negativos de la Oscilación del Sur y los vientos del Este en bajos niveles están debilitados. Además las precipitaciones observadas sobre el Pacífico tropical cerca de los 180 º W han estado por encima del promedio, mientras que por debajo del promedio las precipitaciones se manifiestan en Indonesia, India, México y Centro América (ver Fig. 3).

Los modelos numéricos acoplados indican que las condiciones Niño tienden a continuar hasta los primeros meses del 2003, se esperan una máxima intensificación entre diciembre del 2002 y febrero del 2003, en base a todos los análisis realizados se espera que este evento sea mas débil que El Niño 1997 - 1998.

EL FENÓMENO DE EL NIÑO EVENTO 2002 - 2003 EN BOLIVIA

De acuerdo a los estudios realizados por el SENAMHI de anteriores Fenómenos El Niño moderado durante el período húmedo que comprende los meses de noviembre a marzo, el comportamiento de las precipitaciones y temperaturas fueron como sigue.

ALTIPLANO

El fenómeno de El Niño con una intensidad moderada en la región del Altiplano presentó el siguiente comportamiento:

En el departamento de La Paz mas propiamente en el sector de el Lago Titicaca las precipitaciones estuvieron por encima de sus normales en un 25%, en la parte suroeste del departamento de Oruro y noroeste del departamento de Potosí las precipitaciones fueron superiores al 40% de sus normales.

En el sector de Charaña se registraron precipitaciones por debajo del 50% con respecto a sus normales, y en las provincias Omasuyos, Ingavi, Los Andes y parte de Aroma y Pacajes las precipitaciones registradas estuvieron por debajo de sus normales en un 15% a 40% o más; en el resto de la región no presentaron precipitaciones importantes.

Por lo que esta zona fue catalogada como una zona donde predominaron las sequías débiles, moderadas y fuertes durante la presencia de El Niño con intensidad moderada.

En cuanto al comportamiento de las temperaturas en la región del altiplano estuvieron por debajo de sus normales hasta -4º C (Oploca) encontrándose dentro de este rango a la región de Oruro, Potosí y el sector de Charaña. En La Paz las temperaturas estuvieron por encima de la normal en 1.8º C (Viacha).

VALLES

En esta zona de los Valles las precipitaciones tuvieron un comportamiento irregular presentando excesos de precipitación en la ciudad de Tarija que llegaron hasta el 30%; en el resto del departamento de Tarija, parte del departamento de Cochabamba y Chuquisaca presentaron déficit de precipitaciones desde 15 % al 50 % con respecto a sus normales.

El comportamiento de las temperaturas fue irregular presentándose temperaturas superiores y como por debajo de sus normales entre -1.7º C (Tarata y Aiquile) a 1º C (Tarata).

TRÓPICO Y SUBTRÓPICO

La región del Trópico y Subtrópico presentó un comportamiento irregular, en una parte de las provincias Santiesteban y A. Ibáñez se registraron excesos de precipitación que llegaron por encima del 30% de sus normales, en la provincia Vallegrande y Cordillera de Santa Cruz se registraron déficit del 20% al 30%, en el resto de la región se presentaron precipitaciones por debajo de sus normales hasta en un 20%.

Las temperaturas en esta región no presentaron un comportamiento homogéneo hallándose estas superiores o por debajo de sus normales en -2.0º C (Ascensión de Guarayos ) a 0.9º C (San José de Chiquitos).

TIERRAS BAJAS DEL SUR

En las tierras bajas del sur el comportamiento de las precipitaciones estuvieron por de bajo de sus normales en Camiri y Villamontes que van desde un 20% a 40% en el resto de la región las precipitaciones estuvieron por debajo de sus normales hasta un 20%.

En cuanto al comportamiento de las temperaturas en esta región estuvieron superiores hasta 1º C en relación a su normal.

CONCLUSIÓN

El Fenómeno de El Niño con una intensidad moderada afectó a nuestro país de la siguiente manera:

Las precipitaciones tuvieron un comportamiento irregular, en la región de el altiplano se presentaron excesos en el sector del lago al igual que en los valles en el área de Tarija. En los llanos orientales afectó al área de Santa Cruz con precipitaciones que estuvieron por encima del 30%.

Las regiones que presentaron déficit de precipitación fueron algunas áreas de el altiplano, valles, tierras bajas del sur y la parte suroeste del departamento de Santa Cruz. En cuanto a las temperaturas en general se observa que en todo el país se registraron superiores a sus normales.

A nivel nacional las temperaturas registraron un comportamiento irregular registrándose descensos de hasta -4º C y ascensos hasta los 1.8º C con respecto a sus normales.

PRONOSTICO

Los escenarios en presencia de el Fenómeno de El Niño con una intensidad moderada son:
Las áreas del trópico y subtrópico presentarán excesos (áreas con probabilidades de inundación), de igual forma sucede en el sector del lago en el altiplano y la ciudad de Tarija. En relación al déficit (áreas con probabilidades de sequías), afectara gran parte de los valles y parte del altiplano central.

Las áreas susceptibles a déficit (áreas con probabilidades de sequías) podrían ser la parte sur del departamento de La Paz, los departamentos de Oruro y Potosí y la parte sur del departamento de Santa Cruz; las áreas susceptibles a excesos (áreas con probabilidades de inundación) podrían ser la parte sureste del departamento de Beni (ver mapa 1) .

FUENTES CONSULTADAS

O.M.M. (ORGANIZACION METEOROLOGICA MUNDIAL)
SERVICIO METEORLOGICO DE AUSTRALIA
NOAA (NATIONAL OCEAN ATMOSPHERIC ADMINISTRATION)
CPC (CLIMATE PREDICTION CENTER)
CDC (CLIMATE DIAGNOSTICS CENTER)
IRI (INSTITUTO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN

Septiembre 2002

Perspectivas para la presencia de El Niño 2002 - 2003

De acuerdo al seguimiento que realiza el SENAMHI con relación a este fenómeno en función a informes de los modelos aplicados a los diferentes índices como la Temperatura de la Superficie del Mar (TSM) y el Índice de Oscilación del Sur (IOS), los modelos coinciden en señalar que las condiciones del evento NIÑO continúan acentuadas según los últimos informes de los organismos científicos dedicados a este propósito.

SERVICIO METEOROLÓGICO DE LOS ESTADOS UNIDOS (NOAA)
CENTRO DE PREDICCION DEL CLIMA (CPC)
Agosto del 2002
Las condiciones de un evento niño continuaron acentuadas durante el mes de julio, así como las anomalías de la TSM permanecerán por encima de +1 ºC a lo largo del pacífico ecuatorial entre 170 Este y 120 ºOeste (Fig.1). Los indicadores atmosféricos de un evento valiente (El Niño) incluyen registros constantes de valores negativos del IOS desde marzo del 2002, Los vientos en bajos niveles estuvieron más débiles que su media correspondiente a mayo, junio y julio del 2002 a lo largo del pacífico ecuatorial.

La Oscilación intrazonal de Madden - Julian (OMJ), continua siendo la principal fuente de variabilidad de la circulación atmosférica de los trópicos y subtrópicos. La OMJ contribuye para el debilitamiento substancial de los vientos del este de baja presión lo largo del pacífico durante el mes de julio. Como consecuencia, fueron registrados períodos secos por encima de la media registrada en Indonesia y en algunas partes del sudeste de Asia e India durante el último mes (Fig.2). Consecuencia de ello vientos del este de bajos niveles contribuirán para el alteramiento de la termoclina del océano pacífico tropical, que es una evidencia de las anomalías de la TSM del océano pacífico ecuatorial central, durante el mes de julio.

Como las variables océano - atmosféricas discutidas arriba reflejan la presencia de condiciones favorables a la ocurrencia de El Niño, La mayoría de los pronósticos basados en modelos numéricos y estadísticos indican que esas condiciones Niño posiblemente irán a continuar hasta el fin del 2002 a inicio del 2003.Pero existe una incerteza considerable en las previsiones sobre la cronología y la intensidad del valor máximo que alcanzaría este episodio caliente, todos las predicciones indican que este fenómeno será más débil que El Niño 1997 - 1998.
Es importante resaltar que los siguientes impactos globales de este episodio deben ser sensiblemente menores que los observados durante el Niño fuerte 1997 - 1998.
Basados en las condiciones del pacífico tropical, nuestras previsiones sobre la TSM y nuestros resultados de estudios históricos de los efectos de El Niño, esperamos que las condiciones secas por encima de la media, irán a continuar en Indonesia y el este de Australia durante varios meses, y las condiciones húmedas, por encima de la media, en América del Sud continuaran durante los próximos tres meses.
Esta discusión es un esfuerzo de un equipo de la NOAA y de sus instituciones afiliadas.

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN INTERNACIONAL PARA LA PREDICCION DEL CLIMA
I R I Septiembre de 2002
El IRI de acuerdo a los informes mensuales sobre el estado actual de ENSO, y de los productos de los modelos, pronostica el desarrollo del ENSO durante los próximos 6 meses o más.
La valoración del IRI dice que hay casi un 100% de probabilidades para que se produzca un evento Niño durante el resto del 2002 y principios del 2003 y que actualmente nos encontramos en la fase de inicio de un episodio El Niño. Esta valoración esta basada en las previsiones colectivas de varios modelos y así como en la experiencia de varios oceanógrafos y científicos atmosféricos familiarizados con el fenómeno El Niño, comparando con lo manifestado hace un mes, la probabilidad ha aumentado en mas de 5 % debido al calentamiento substancial de las TSM y es muy probable que continúe durante los próximos 6 y 9 meses. Probablemente la intensidad de este Niño sea moderado y significativamente menor al del evento 1997 - 1998 pero en algunas regiones la influencia en el clima puede ser substancial.
Entre la segunda quincena de agosto y mediados de septiembre, las TSM en el centro este del pacífico ecuatorial permanecía con +1 ºC por encima sobre la normal, Las anomalías positivas más fuertes están entre 1.5 ºC y 2.0 ºC en la parte central.
Por consiguiente, las anomalías calurosas más fuertes se dan en las regiones Niño 4 y Niño 3.4 (Fig.3), pero en el área de la región Niño 3 las temperaturas han vuelto hacia la normal, sin embargo se espera que las TSM, de acuerdo a la evolución del episodio, se pongan calurosas también en la parte oriental. La atmósfera continua mostrando rasgos sugestivos de El Niño, como indica la persistencia hacia el oeste de las anomalías del viento en el pacífico tropical occidental y central. También se ha observado que el índice IOS a sido negativo durante los últimos 5 meses.

El hecho de que un evento Niño este en vías de desarrollo, se refleja en las previsiones de la TSM realizadas por modelos de previsión dinámicos y estadísticos. Dependiendo del tipo de modelo de predicción, entre un 80% y 85% indican que las condiciones favorables sigan persistiendo en el periodo octubre, noviembre, diciembre y continué a través del verano del hemisferio sur. Los modelos restantes indican un comportamiento neutral en lo que va el 2002. A nivel global los modelos sugieren que nosotros estemos en la primera mitad de un episodio Niño que continuara a través del resto del 2002 y los primeros meses del 2003.

SERVICIO METEOROLÓGICO DE AUSTRALIA
Agosto 2002
El centro nacional del clima clasifica como un evento caliente (Niño), Cuando la anomalía de temperatura en el Niño 3 excede +0.8 ºC, que es aproximadamente la desviación normal sobre el promedio, y por debajo -0.8 ºC se establece como un evento frío y se considera neutro cuando esta dentro del intervalo -0.8 ºC y +0.8 ºC
En función a los modelos aplicados para la categorización como caliente, neutral o frío, se muestra en el siguiente cuadro los resultados obtenidos, en la primera columna se detalla el Grupo de trabajo, en la segunda columna el pronostico para los próximos 5 meses en la tercera columna, el pronóstico para los próximos 8 meses y en la última columna el sistema de predicción utilizado, esta información si bien nos indica la tendencia hacia un evento caliente Niño, debe ser interpretada con mayor precisión haciendo un somero análisis de los modelos y las variables que utilicen cada uno de ellos.

 

GRUPO DE TRABAJO
CINCO MESES (ENERO 2003)
OCHO MESES (ABRIL 2003)
SISTEMA DE PREDICCION
Bureau of Met (BMRC) Caluroso Caluroso Modelo de la Circulación General Acoplado
CSIRO Caluroso Caluroso Modelo de la Circulación General Acoplado
C.P.C. Caluroso Caluroso Modelo Estadístico (Correlación Canónica)
COLA 2 Caluroso Neutral Modelo de la Circulación General Acoplado
ECMWF Caluroso No Disponible Modelo de la Circulación General Acoplado
LDEO (4) Caluroso Caluroso Modelo de Atmósfera de Océano Acoplado Intermedio
NCEP Neutral Neutral Modelo de la Circulación General Acoplado
NOAA LINEAR INVERSE Neutral Neutral Modelo de la Circulación General Acoplado, Modelo Estadístico
SCRIPPS/MPI Caluroso Neutral Modelo de Atmósfera de Océano Acoplado Hibrido (Atmósfera Océano, Estadística del modelo de la circulación general)
NSIPP/NASA Neutral Neutral Modelo de la Circulación General Acoplado
JMA Caluroso No Disponible Modelo de la Circulación General Acoplado
CLIPER Caluroso Neutral Modelo Estadístico

Las anomalías más marcadas se encuentran actualmente en la región Niño 3.4 y Niño 4 con anomalías aproximadamente de +1 ºC y +0.8 ºC respectivamente.
Después de disminuir aproximadamente durante un mes el Niño 3 tiene una anomalía de +0.6 ºC, pero en forma global todavía puede clasificarse como caliente. Los modelos están a favor de condiciones calientes durante los próximos cinco meses, ya que 9 de los 12 indican lo mismo. La mayoría de los modelos muestran una declinación del evento después de febrero del 2003 y solo cuatro muestran condiciones calientes que permanecerán hasta el próximo mes de abril.

ESTUDIO REGIONAL DEL FENÓMENO EL NIÑO (ERFEN)
Ecuador julio 2002

El ERFEN en su último boletín expresa que a partir de julio de 2002 se evidencio que el Pacífico ecuatorial en su borde occidental y en su zona central u ligero aumento de la temperatura superficial del mar, respecto a su valor promedio, en tanto que la región del pacífico sudeste (costas de Sudamérica), registra condiciones de enfriamiento que se expandieron respecto del mes anterior y son consistentes con el ciclo estacional en el borde sudamericano.
La perspectiva de los pronósticos de los modelos globales, principalmente de los países desarrollados, indican que de mantenerse las tendencias de evolución observadas en julio de 2002, se prevé a nivel de macro escala el inicio de un evento El Niño de intensidad débil a moderado en el pacífico ecuatorial central y occidental en los próximos meses y cuya influencia en el pacífico sub oriental se harían más evidentes en los próximos meses del 2003.
En nuestra región y en particular en el pacífico sudeste, es decir en las costas de sud América, el seguimiento del clima marino efectuado por los comités nacionales ENFEN de Chile, Colombia, Ecuador y Perú, coordinados por la CPPS, nos permite afirmar que agosto del 2002 se caracterizara por presentar condiciones frías propias de la estación, vientos fuertes y la corriente de Humboldt fortalecida, sin que se inicie aún la influencia del calentamiento que se viene desarrollando a nivel global en especial a nivel del pacífico central ecuatorial y occidental.

ORGANIZACIÓN METEOROLÓGICA MUNDIAL (O.M.M.)
Agosto de 2002

La Organización Meteorológica Mundial en el resumen de último boletín indica lo siguiente
Desde fines de mayo se ha registrado en una vasta región de la zona central del Pacífico ecuatorial una elevación de 1 ºC de la temperatura de la superficie del mar respecto de los valores normales.

Las tendencias observada en el Pacífico tropical, unidas a los análisis de las condiciones actuales en las capas inferiores del océano y a las proyecciones de los modelos, indican que asistimos a las primeras fases de un episodio de El Niño, que se prolongara hasta comienzos del 2003.

La magnitud de la elevación de la temperatura en el Pacífico tropical podría experimentar un ligero aumento en los próximos meses, pero no es de esperar que se regístrenlos niveles e 1997/98. Con todo, es posible que haya consecuencias graves en algunas regiones.
En el extremo más oriental de la zona ecuatorial del Pacífico en que se había detectado elevación de la temperatura del agua se observan ahora temperaturas inferiores a la normal. Sin embargo, atendiendo a la experiencia de episodios anteriores de El Niño, podrían volver a registrarse anomalías térmicas en esta zona, aunque no existen total certidumbre al respecto. Esto subraya la importancia del análisis de interpretaciones pormenorizadas de las anomalías climáticas que cabe esperar, así como de sus posibles efectos sobre las condiciones meteorológicas locales, sin limitarse a las tendencias meteorológicas y climáticas más generales de otros años asociadas con anteriores episodios de El Niño.

Es probable que algunas de las inusitadas tendencias climáticas observadas en los últimos dos meses estén relacionadas en parte con la extensa zona en que se ha detectado elevación de la temperatura del agua en el Pacífico tropical. Sin embargo, el sistema climático supone la interacción de múltiples factores además de El Niño. Por consiguiente en el caso de este episodio relativamente de poca intensidad puede resultar difícil determinar con toda certeza la causa de las condiciones climáticas o meteorológicas anormales observadas en las últimas semanas en los países del Pacífico y de la cuenca del Pacífico. La cautela se impone aún mas en el caso de los diversos fenómenos meteorológicos anormales ocurridos en regiones más alejadas.

Condiciones actuales del clima en nuestro país

Desde los primeros meses del presente año se ha tenido un exceso en las precipitaciones en todo el territorio, esta situación se ha mantenido durante el invierno como un hecho inusual pero no extraordinario, sobre todo con la caída de nevadas al extremo sur del departamento de Potosí, Altiplano y Cordillera.

Las temperaturas se han mantenido dentro de los valores normales en promedio, aunque en la primera semana de septiembre se ha observado un ascenso sobre todo en la región del Altiplano y los Valles.
Estas dos condiciones atípicas, un invierno húmedo con exceso de precipitaciones y ascensos bruscos de temperatura, si bien no son indicadores patrones que anteceden a un evento Niño, pueden ser el preludio de las consecuencias que pueda sufrir nuestro clima con la presencia de un evento El Niño.

Cabe hacer notar que nuestro país esta ingresando a la época de lluvias que se extiende de noviembre a marzo con su máxima intensidad en los meses de diciembre y enero, por lo tanto este régimen pluviométrico puede sufrir alteraciones tanto en la distribución espacial como temporal al igual que las temperaturas de seguir evolucionando este evento que tiene efectos a nivel global.

Condiciones de un Niño débil en nuestro país

De acuerdo a los estudios realizados de anteriores niños débiles durante el periodo húmedo que comprende los meses de noviembre a marzo, el comportamiento de las precipitaciones y temperaturas fueron como sigue.

Altiplano

Las precipitaciones no tienen una distribución homogénea; presentando el Altiplano Central excesos no muy marcados con respecto a las normales, en el departamento de Oruro se presentan excedentes de hasta 50 % mas que la normal puntualmente en el área de Chuquiña, mientras que en el resto de la región las precipitaciones tienden a ser deficitarias, en algunos sectores hasta 75 % menos que la normal, principalmente en los alrededores de la ciudad de Potosí.
Las temperaturas en el Altiplano registran anomalías entre -1º C a 1º C; con relación a sus normales, lo que corresponde a un comportamiento normal.

Valles

En la región de los Valles las precipitaciones son irregulares, registrándose en parte de la región déficit de hasta el 50% con relación a sus normales, en los departamentos de Chuquisaca y Tarija, y puntualmente se presentan excesos en las zonas de San Benito con 82 % y Tarata con 44 %.
Las temperaturas registran anomalías entre -2º C a 3.5º C, las anomalías negativas se registran en San Benito del Departamento de Cochabamba y las anomalías positivas se presentan en Ravelo del Departamento de Potosí.

Trópico

El comportamiento de las precipitaciones en esta región por ser tan extensas no se distribuyen en forma homogénea; en parte de la región se registran déficit de hasta el 40 %; notándose déficit marcados en el sector de Guayaramerin y Riberalta donde llegan de 400 mm a 500 mm con respecto a las precipitaciones esperadas para este periodo.
En el sector de Concepción y el Aeropuerto del Trompillo las precipitaciones registran excesos hasta del 20 % con relación a sus normales.
Las temperaturas se comportan dentro de los parámetros normales en gran parte de esta región.

Tierras Bajas del Sur

Las precipitaciones en esta región se caracterizan por estar por debajo de sus normales, el déficit de precipitación que se presenta esta entre 25 % y 50 %.
Las temperaturas que se registran se encuentran dentro de lo normal.

Conclusión

El Fenómeno de El Niño con una intensidad Débil afecta a nuestro país de la siguiente manera.
Las precipitaciones a nivel nacional son irregulares, registrándose déficit en el altiplano, valles, tierras bajas del sur y la parte norte y sur de los llanos orientales. Se registran excesos en el sector de Rurrenabaque, San Borja, Concepción, San Benito y Tarata.

Las temperaturas a nivel nacional registraron ascensos hasta los 4 °C con respecto a sus normales. Los descensos que registran en los sectores de Oruro, Apolo y San Ignacio de Velasco estuvieron por debajo de su normal hasta 1°C de su normal (Ver Mapa 1) .

Si bien tenemos un panorama general de los impactos que pueden ocurrir en las diferentes variables meteorológicas en nuestro país, no debemos olvidar que cada episodio El Niño tiene características típicas, pero cada uno es único en lo que respecta a su inicio, fin, ritmo de evolución, intensidad y sobre todo en sus efectos en el sistema climático de la región.
No solo el fenómeno de El Niño causa anomalías dentro de la variabilidad climática interanual, una combinación de influencias naturales y antropogénicas convergen en lo que viene sucediendo como consecuencia de una intensificación del ciclo hidrológico que se manifiesta con precipitaciones muy intensas, inundaciones, sequías severas, vientos fuertes que significan un alejamiento con respecto a los patrones normales del tiempo y el clima que caracterizan a una región como una unidad climática.
La información sobre el clima de una localidad es fundamental para comprender los riesgos asociados con las condiciones climáticas extremas y elaborar planes de prevención frente a los riesgos asociados con esas condiciones.
El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología de acuerdo al seguimiento que realiza mediante su red nacional y los informes que recibe de los organismos internacionales referidos al tema, informara oportunamente de la evolución de este fenómeno y las repercusiones que pueda tener en nuestro clima. Al mismo tiempo pone en alerta a todas las instituciones e instancias que tienen que ver con la prevención, mitigación y atención de los desastres, para tomar acciones sobre todo en las regiones más vulnerables a los fenómenos meteorológicos adversos. que se encuentran en permanente riesgo.

La Paz, 18 de septiembre de 2002

 

SENAMHI
SERVICIO NACIONAL DE METEOROLOGIA E HIDROLOGIA
Calle Reyes Ortiz No. 41 2do. piso
Teléfonos: Central: 591-2-2355824 Observatorio: 591-2-2365288 Fax: 591-2-2392413
La Paz - Bolivia
Hoy es: 21-11-2014 / 13:29:35
Inicio Meteorología Hidrología Administración
© Copyright 2003 SENAMHI.
Optimizado para 1024x760 e Internet Explorer